Pol. Ind. de Rio Pinto, parcela 48 - 33719 Coaña - ASTURIAS - 984 114 212 - 984 985 752

El poliestireno expandido asegura la eficacia de la cadena de frío

El poliestireno expandido asegura la eficacia de la cadena de frío
Las características técnicas del EPS se adaptan fácilmente a la variabilidad de las condiciones que el producto atravesará, por ejemplo los cambios del clima durante el transporte, el tiempo de duración y las exigencias térmicas de los artículos, garantizando la conservación de la cadena de frío que, como todo, tiene sus debilidades.

El tiempo de carga y de descarga de la mercancía es el primero de ellos y el más crítico, ya que se realiza por lo menos tres veces empleando de siete a ocho horas: a la salida de la fábrica, en el centro de transporte o plataforma logística y en los puntos de venta. Durante este tiempo, los productos forzosamente sufren de un incremento de temperatura.
Otro eslabón a tener en cuenta en la cadena de frío es el tiempo de transporte a los almacenes y de ahí a los centros de distribución, culminando en la llegada de los artículos al punto de venta o, si corresponde, al centro de salud. En el caso de los alimentos, también se cuenta el tiempo que pasan expuestos desde su compra hasta su llegada al refrigerador de casa.
En palabras de Raquel López de la Banda, directora de ANAPE: “Lo que los envases de EPS hacen es aislar, asegurando el mantenimiento de la temperatura óptima que cada producto requiere, ya sea alimenticio o farmacéutico, habiéndose comprobado que su poder aislante es mucho más elevado que el de embalajes convencionales”.Y añade, “además, protege por su alta capacidad de resistencia mecánica y amortiguación de impactos que previenen de daños por la manipulación. Ha esto hay que añadir su cualidad de impermeabilización, ya que el EPS tiene bajísima absorción de agua, lo que consigue, además, preservar, por su carácter higiénico que no contribuye al crecimiento bacteriano”.
Los embalajes de poliestireno expandido hacen que la industria farmacéutica se vea especialmente beneficiada por la garantía que brindan sobre el mantenimiento de la temperatura de medicamentos que deben contar con refrigeración positiva: entre +2ºC y +8ºC, y también medicamentos de refrigeración negativa, que es el punto de congelación. Recordemos que esta industria es estrictamente controlada por normativas comunitarias y estatales en cuanto al transporte y almacenaje de productos sanitarios, más aún cuando los medicamentos son cada vez más biotecnológicos, como las vacunas.

Autor: Anape / Fotografia de PoliAstur

Fuente de la noticia

Aviso Legal  | 

Al continuar navegando por esta página web se declara aceptar nuestra política de cookies y aviso legal.  |  Leer  |  Aceptar  |  No aceptar  |